Costura I
- TEJIDOS y MÉTODO DE COSTURA

Kesa de 25 bandas ("Livre du Kesa")


INTRODUCCIÓN

El kesa ha sido transmitido de maestro a maestro desde el Buda Shakyamuni hasta nuestros días, y lo mismo para la costura del kesa. El maestro Deshimaru nos ha transmitido la manera exacta de coserlo. No busquéis utilizar esta guía práctica solos o por vosotros mismos, ya que la mejor manera de aprender a coser un rakusu o un kesa es mediante la transmisión de alguien que ya lo sabe hacer. Si se desea empezar a coser un kesa por primera vez, pedid consejo a una monja o un monje antiguo de la sangha, no lo hagáis solos. El arte de coser el kesa se ha transmitido por la práctica colectiva de la sangha, como el zazén.

Esta guía no es más que una guía explicativa, ilustrada con dibujos del "Libro del kesa" de Kodo Sawaki.




LA ELECCIÓN DE LA TELA

1. Tela nueva

Cuando se adquiere una tela para un rakusu o un kesa, éste debe ser de buena calidad para que sea resistente, un kesa se lleva toda una vida. Se puede utilizar algodón, seda, lana o lino. Se desaconsejan los tejidos sintéticos, ya que son demasiado ruidosos dentro del dojo.

2. Tela usada

Hay personas que quieren seguir la tradición de los primeros kesa como es la de utilizar ropa usada, desechada, como trapos viejos, viejos trapos de cocina, servilletas, y luego teñirlo. La experiencia nos enseña que estos viejos tejidos se desgastan muy rápidamente y que al cabo de cuatro o cinco años hay que empezar a zurcir el kesa, lo que es una lástima. En este caso, se aconseja elegir una ropa que no haya sido usada demasiado y que no haya sido lavada con demasiada frecuencia. Es necesario también que haya una unidad con los materiales empleados, sino el montaje de las piezas entre ellas será más difícil.

3. El color de la tela

Kesa proviene del sánscrito kāsayā, que significa color indefinido, color de tierra. Para el kesa hay que escoger un color marrón, gris o negro. En la época del maestro Dōgen, el negro era el color del monje, ilimitado. Si elegís el marrón o el gris, deben ser bastante oscuros, indefinidos. Debe haber una armonía en el dojo. Así mismo, los tejidos no deben ser demasiado brillantes. El kesa no es un vestido a la moda, es el vestido de la sobriedad, el traje del monje, de zazén.

Los kesa de nueve bandas -kesa de ceremonia- pueden ser de un tono más claro que los kesa de siete bandas. Los rakusu son, normalmente, negros o marrones.

4. El teñido

También se puede adquirir una tela blanca y teñirla. Si se quiere un kesa negro, es muy difícil de obtener un negro intenso tiñendo el tejido. Para los marrones o grises no hay problema, sólo hay que fijar bien el teñido, ya que los colores tienden a decolorarse por efecto de la luz.

Tomad un gran recipiente para que el teñido sea uniforme y tened cuidado de no quemar el tejido, por lo que hay que remover constantemente el baño del tinte.

5. El estado del espíritu

Del mismo modo que el Buda recoge los tejidos más despreciados para hacer el vestido más sublime, cuando se decide empezar un kesa, el tejido que vosotros compráis ya es el kesa. Respetadlo igual como más tarde se respetará el kesa que llevaréis. No lo dejéis caer al suelo cuando lo cosáis, sino que para trabajarlo ponerlo en un lugar limpio y elevado. Sobre todo, cuando iniciéis un kesa, tenedlo siempre presente en vuestro espíritu, no lo dejéis pendiente durante años, concentraros en él, incluso si al principio del trabajo éste os parece largo y difícil.



EL PUNTO
  
Figura 1

Cuando se empieza un rakusu o un kesa, es bueno entrenarse un poco a fin de comprender bien el punto. Tomar un trozo de tela y trazar en ella una línea recta con la tiza de costura. Clavar la aguja hacia el reverso del tejido y hacer salir la aguja por el derecho, donde está la raya, y luego clavar de nuevo la aguja hacia atrás, hacia la derecha, ligeramente más abajo (por debajo de la raya), a 1 o 2mm. Tirar bien del hilo, aunque con suavidad. Se debe hacer un punto y no una traza (ver Figura 1). El reverso tiene que quedar como en la imagen. La distancia entre los puntos tiene que ser de 1 a 5mm.


"El punto debe ser lo más pequeño posible, pero no es necesario que sea decorativo. Lo importante es coserlo uno mismo, y que se haga bien o mal no es la cuestión".
Kodo Sawaki (Libro del Kesa)


Para coser las piezas dobladas (segunda costura) o los cuadros, no se marca el trazo con tiza sino que se cose directamente a 1 ó 2mm del borde.

Los nudos de pausa

En el anverso del rakusu o del kesa no se deben ver nudos. No hay que hacer eso, sino el trabajo corre riesgo de descoserse rápidamente. Lo mejor es esconderlos en el interior del tejido haciendo un punto de pausa en el reverso del tejido (punto atrás, pasando dos veces por los mismos agujeros).

El maestro Deshimaru decía siempre que el reverso del kesa debe ser tan bonito el derecho, es el reflejo de nuestro espíritu.



No hay comentarios:

Publicar un comentario